Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
16 marzo 2013 6 16 /03 /marzo /2013 23:17
ALCADESA HANOI SÁNCHEZ
PDF Imprimir Correo electrónico

Nace en la comunidad de Yabonico de Las Matas de Farfán, hija de los Señores Flérida Paniagua (Doña Fella) y Don Alcibíades Sánchez, este ultimo fallecido.

Desde muy temprana edad su familia decide trasladarse a San Juan de la Maguana y se ubican en la calle Colon no. 32, donde sus padres logran a fuerza de grandes sacrificios y sorteando muchas vicisitudes terminar de formar sus 17 hijos, 10 varones y 7 hembras, siendo Hanoi la décimo quinta de ellos.

El inmenso amor que profesaban los padres de Hanoi a esa gran cantidad de hijos; hizo que en cada uno de ellos creciera la unidad, el trabajo y la solidaridad.

Durante sus estudios primarios se destacó tanto por sus calificaciones, como porque deleitaba a todos con sus canciones y poesías.

Fue deportista, destacándose como selección del conjunto de mini baloncesto de la provincia.
Era una niña muy inquieta que no desperdiciaba la oportunidad de aprender. Estudio ingles en su casa por deseo propio, ya que sus padres no podían pagar un instituto, aprendió a coser, a ser peluquera, oficios estos que realizaban en el seno de la familia.

Esos sentimientos fueron factores para que la gran mayoría de sus hermanos; incluyéndola pudieran estudiar y hacerse profesionales; hoy podemos ver que la familia Paniagua Sánchez existen Médicos, Ingenieros, Arquitectos, Agrónomos, Etc.

Durante  sus años de  inquietud por desarrollar sus dones y talentos no se hace esperar, ingresa a la Escuela de Bellas Artes bajo la Dirección de Doña Monina Campora de Piña, allí estudia danza y teatro; comienza a prepararse el camino del éxito a esta especial jovencita. Un acontecimiento con el profesor marca el inicio de la preparación intelectual de Hanoi; el profesor tuvo que marcharse a Santo Domingo y quedó la plaza vacante, como era muy difícil encontrar un sustituto(a), la directora de la escuela de Bellas Artes puso en manos de Hanoi la difícil tarea de educar a mas de 80 alumnas, cuando apenas contaba ella con 14 años.

Su vida transcurre entre el arte y el deporte. Participa en el reinado de las fiestas patronales, granjeándose el cariño y aprecio del pueblo.

Sus estudios primarios lo realizó en la Escuela Mercedes Consuelo Matos y desde allí ingresa al Liceo Pedro Henríquez Ureña. Las huelgas y las paralizaciones de la docencia de aquella difícil época, desesperan a Hanoi y usando su inteligencia innata decide inscribirse en el cuarto año de bachiller en el Colegio de monjas, costeándose sus propios estudios con lo poco que ganaba como profesora en la  Bellas Artes, y allí, es electa como líder estudiantil.

En el año 1980, es premiada por los Clubes Rotarios, como La joven más destacada del año.

Para el mismo año se traslada a Santo Domingo en busca de nuevos horizontes, alcanzar las metas que se había fijado desde muy pequeña. Ya en la capital ingresa a la facultad de Ingeniería y Arquitectura de la Universidad de Autónoma de Santo Domingo.

Se costeó sus estudios dando servicios de peluquería a domicilio, y en su último año de carrera trabajó en la compañía Sercitec.

Realiza su primera obra arquitectónica en San Juan cuando estaba en séptimo semestre, utilizando  las relaciones de amigos y políticos. Siendo esta La Plaza  del General José Maria Cabral frente a la estatua de Santomé.

Al terminar la carrera de Ingeniería y Arquitectura toma la decisión de regresar a su pueblo y poner sus conocimientos al servicio de sus moradores, a su llegada comienza a colaborar con la comunidad diseñando y construyendo el Cuerpo de Bomberos, el Colegio la Unión y la fachada del Colegio Padre Guido Gildea sin cobrar un solo peso.

Es premiada como la profesional del año.

Realiza varias propuestas de diseño, presenta los proyectos la Plaza Profesor Juan Bosch (Plaza de los Desorientados), y la plaza Anacaona, y logra insertarse al staff de contratistas del Estado. Estas dos obras proyectan a la futura joven arquitecta como una de las mejores en su clase.. Dios la premia con este noble gesto y caen en sus manos importantes proyectos tales como el Pabellón de Judo, que por armonía lograda en el diseño se ha convertido en el modelo a repetir en varias comunidades.

Este ultimo proyecto se lo quitan casi al concluirlo por que no era reformista y el mismo se estaba realizando en el ultimo gobierno del Doctor Joaquín Balaguer, la fama de Hanoi como arquitecta no se detiene y llega a los oídos del presidente Joaquín Balaguer, le proponen a Hanoi desde Santo Domingo llevarla como candidata a sindico; propuesta esta que ella rechaza por que era muy joven y además no era reformista y que para defender una candidatura como esa tenia que correrle en la sangre la doctrina reformista. Pensando en darle un poco de carácter y decencia a este pueblo se inmiscuye en los negocios y construye el Restaurante El Mesón Dorado y la llegada del PPH al poder una gran crisis económica abate a la dinámica arquitecta y sin obras que construir por la retaliación política del Gobierno en turno; se marcha junto a su esposo y su recién formada familia el ingeniero Clemente Nicolás Núñez Lockward, rumbo a Santo Domingo, allí compran una camioneta Skoda y le colocan un camper para distribuir guías telefónicas con un convenio con la compañía de teléfonos de ese entonces (CODETEL). Pasando duros golpes económicos y sin rendirse y sin rendirse Hanoi sigue idealizando nuevos proyectos para San Juan. A la llegada por segunda vez al poder del doctor Leonel Fernández se le abren las puertas de las oportunidades se reúne con muchos de sus colegas Ingenieros y pelean par que la construcción de la ciudad universitaria se realice con la participación de la mayoría de los Ingenieros de este pueblo.

Tras muchas visitas al director de la Oficina Supervisora de Obras del Estado, Ingeniero Félix Bautista este accede a la solicitud de los ingenieros Sanjuaneros encabezado por Hanoi y se hace un concurso en donde muchos de los profesionales de la construcción lograron obtener la construcción de módulos en la Ciudad Universitaria.

Antes de conseguir un área en dicho centro educativo ya el estado dominicano le había asignado la terminación  de la Catedral de San Juan Bautista, donde esta laboriosa Arquitecta esta expresando la mayor parte de sus conocimientos.

Hoy el Partido de la Liberación Dominicana la escogió como su Candidata a Síndico en donde pretende desde esa posición transformar los campos y la ciudad de este municipio con los recursos que se reciben a través del Ayuntamiento.

Así es y será la Vida de Hanoi Sánchez, llena de dinamismo, de Solidaridad, de Apoyo a su pueblo y sobre todo una mujer bondadosa, sin odio ni rencores, una mujer llena de amor para todos,

¡Dios la Bendiga Siempre!

 

SERVICIO A LOS CUIDADANOS

  • Biblioteca Municipal
  • Centro de Capacitacion Informatica
  • Clinica Rural
  • Concesion para Entierro (Solicitud en linea)
  • Control de Incendios y manejo de emergencias

VER LISTADO COMPLETO

INFORMACIÓN RELACIONADA

Entretenimiento
- Cine
- Restaurantes
- Clubes
- Bares y Discotecas

Turismo
- Hoteles
- Guías Turísticas
- Mapas
- Galerías de Fotos

Deportes
- Beisbol
- Juegos Nacionales

Cultura
- Casa de la Cultura
- Fiestas Patronales
- El Carnaval



El 23 de septiembre de 1975 Orlando Martínez cumpliría 31 años de edad, pero su asesinato se produjo el 17 de marzo, y el periodista no alcanzó su cumpleaños. Con su muerte el país perdió a un brillante periodista en pleno ejercicio, que pese a su corta edad dirigía una revista semanal de importancia política extraordinaria, y producía una columna diaria en el periódico El Nacional.

Con el atentado contra Orlando Martínez se pretendió callar al conjunto de los periodistas dominicanos que batallaban por restaurar la libertad de expresión, que el país había reconquistado con el ajusticiamiento de Rafael Trujillo y la salida de los trujillistas del poder.

El cineasta René Fortunato ha revelado, a propósito de las investigaciones para su nuevo documental, que existe una marcada diferencia entre los discursos grabados pronunciados por Joaquín Balaguer en el período de sus 12 años de gobierno (1966-1978) y esos mismos discursos publicados en varios libros como recopilación algunos años después. La diferencia es importante: lo eliminado es todo aquello en lo que el entonces presidente Balaguer aparece amenazante, impugnador del trabajo periodístico, y aquello en lo que resulta fácil descubrir que nadie se atrevía entonces, desde el Gobierno, las Fuerzas Armadas o la Policía Nacional, a realizar ninguna acción sin el consentimiento del caudillo.

La imagen transmitida por Balaguer en los últimos 20 años, y la que sus seguidores han querido modelar después de su muerte, como un hombre manso y tierno, contrasta sobremanera con el político y presidente amenazante, que daba golpes en la mesa, y que frente a los militares que le acompañaban le increpaba al periodista Juan Bolívar Díaz, en 1968, que si con una pregunta estaba acusando a las Fuerzas Armadas y a sus jefes militares de actos terroristas.

Claro, después de eso el carro del joven reportero explotaba frente a su residencia, por una bomba colocada para matarlo, y más tarde para salvar su vida se veía obligado a tomar un exilio forzoso a México. Esas mismas fuerzas que operaban amenazando, impugnando, golpeando e intimidando a los periodistas, más tarde denominada por el propio Joaquín Balaguer como "Fuerzas Incontrolables", asesinaban al periodista Gregorio García Castro, jefe de redacción de Ultima Hora, y habían asesinado al periodista y abogado Guido Gil Díaz.

Orlando Martínez comenzó su ejercicio periodístico al inicio de los años 70. Su asesinato cinco años después, puso fin a una labor periodística de opinión, pugnaz, valiente, clara y decidida, en la que una de sus temáticas preferidas era precisamente el doctor Joaquín Balaguer. El trabajo periodístico de Orlando inquietaba, tal vez irritaba, a Balaguer y a los balagueristas. La claridad de sus exposiciones provocaba urticaria en la piel de los gobernantes, lo que habría llevado al doctor Balaguer, delante de algunos de sus acólitos, a decir que ese periodista no lo dejaba gobernar tranquilo.

Tranquilidad nunca hubo en los gobiernos de Balaguer. La lista de muertos por razones políticas es demasiado larga. La lista de presos y deportados por las mismas razones políticas fue también extensa. La lista de personalidades silenciadas, por razones políticas, no dejó tranquilidad a nadie en el país. José Francisco Peña Gómez y Pablo Rafael Casimiro Castro, durante muchos años fueron impedidos de tomar el micrófono de Tribuna Democrática, el programa radial del PRD, a través del cual Juan Bosch contribuyó extraordinariamente a crear una nueva lengua en la República Dominicana.

Orlando se atrevió a hurgar como nadie en la política y la personalidad de Balaguer, y desentrañó muchas de sus incógnitas y enigmas. "¿Puede Balaguer hacer todo lo que quiera sin temor?", se preguntó en una ocasión, para responderse a sí mismo que el poder de Balaguer tenía su explicación "en los bandazos de la oposición, o de las oposiciones".

Orlando Tenía muchas cosas claras sobre Joaquín Balaguer, y llenó cientos de páginas para explicarle al país y a la oposición dónde radicaba el poder del caudillo reformista. El apoyo de las Fuerzas Armadas a Balaguer, según Orlando, se debía "al temor y el respeto que sienten los jerarcas militares por el presidente de la República".

Balaguer escribió muchas páginas, y sus discursos llenaron otras, entre ellas las que exigían el esclarecimiento del crimen de Orlando Martínez. Llegó incluso a ofrecer una recompensa en dinero a quien diera información que indujera a detectar a los asesinos. Y luego no quiso escribir una página, la dejó en blanco, en su memoria temprana de 1988, admitiendo que tenía la información pero que la dejaría a alguien que le sobreviviría, para que muchos años después dijera quiénes mataron a Orlando Martínez.

Las consecuencias que se derivaron del asesinato del periodista dejaron claro al doctor Balaguer que no era posible "hacer todo lo que quiera sin temor", y desde entonces se dejó de matar a balazos y a palos a los periodistas para asesinar moralmente a los que flaquearan frente al poder. Allí quedaron tantos cadáveres que el periodismo comenzó a morir moralmente, a doblegarse como en los tiempos del trujillismo, no tanto por la presión, la represión o la amenaza, sino por una parte –mínima- del pastel que se repartía, y que retomó bríos con el retorno del doctor Balaguer al poder en 1986, cuando ya el PRD había abierto las puertas de las cárceles a los presos y los aeropuertos del país a los exiliados.

Poco comunicativo, nunca dado a la espontaneidad y a la respuesta directa, el doctor Balaguer fue marcado por el ejercicio del periodismo, y probablemente sus momentos más difíciles como gobernante tuvieron que ver con los periodistas. Plinio Díaz, Guido Gil Díaz, José Enrique Piera Puig, Gregorio García Castro, Orlando Martínez, Narciso González enlutaron el ejercicio periodístico, pero el gobernante que toleró esos crímenes sufrió las consecuencias de cargarlos sobre sus hombros.

La secuela judicial que siguió a esos crímenes intranquilizó siempre al doctor Joaquín Balaguer, a quien las sombras de Gregorio García Castro, Orlando Martínez y Narciso González no dejaron nunca en paz. En sus memorias, publicadas en 1988, Balaguer relata que "una de las más grandes frustraciones que me llevaré a la tumba, es la de morir sin haber podido conocer a ciencia cierta el nombre del funcionario, militar o civil, que impartió la orden para que tres desalmados le arrebataran inicuamente la vida" a Gregorio García Castro. Cuenta que en este caso "obró una confabulación de silencio que no me fue dable vencer, ni aún con la oferta de jugosas dádivas a los presuntos autores de esa infamia".

Sin embargo, en el caso del periodista Orlando Martínez sí se enteró Balaguer quiénes lo asesinaron y prefirió guardar silencio, dejando en blanco una página para que fuera llenada "algunos años después de mi muerte" por una persona amiga, "que por razones de edad está supuesta a sobrevivirme y que ha sido encargada por mí de hacerlo público...". La justicia ya identificó a los asesinos y el performance de Balaguer resultó inútil.

La víctima y el jefe de los victimarios se encontraron en una recepción, en el Palacio Nacional el 24 de julio de 1974, y lo que sigue es el relato de la víctima:

"Cuando el doctor Balaguer llegó donde me encontraba me dio la mano como había hecho con todos. Cuando se disponía a seguir, Font Bernard le dijo: "Señor Presidente, éste es Orlando Martínez". Entonces el mandatario se sonrió y expresó: "Una gran pluma; no me imaginaba que usted fuera tan joven".

Orlando Martínez murió asesinado antes de cumplir 31 años.

[Publicación original: 23 febrero 2003]

 

Compartir este post

Repost 0
Published by PEDRO GALVEZ
Comenta este artículo

Comentarios

cursos eir 09/13/2016 10:12

No conocía algunas de las cosas que has compartido pero me han parecido muy interesantes de conocer y saber, gracias por compartirlas